Make your own free website on Tripod.com
Nivel III
La Misa
 
  I parte
   
 

ANTÍFONA


 

 


 

Viene de la palabra griega “anti-fore” sonido o canto contrario, algo que se responde designaba al principio, un estilo de salmodia, en el que dos coros alternan en rezo.


 

 


 

En la Eucaristía los cantos de entrada, ofertorio y comunión se llaman también en el misal antífonas.


 

 


 

Pero sobre todo se da este nombre a las breves frases que se dicen o cantantes y después de los salmos en el oficio divino. A veces estas frases están tomadas del mismo salmo, otras veces son pensamientos bíblicos o del Evangelio mientras que otros aluden a la teología de la fiesta o a las características del canto que se celebra.


 

 


 

En la oración las antífonas siempre han gozado de aprecio, sobre todo cuando se cantan y son muy eficaces para hacer más viva la participación del pueblo en el rezo de los salmos.


 

 


 

Las antífonas ayudan a poner de manifiesto el género literario del salmo, lo transforman en oración personal iluminan mejor alguna frase digna de atención y que pudiera pasar inadvertido, ayudan a hacer agradable y variada la recitación de los Salmos.


 

 


 

El misal también nos presenta una antífona de entrada y una de comunión. Todas las antífonas se encuentran coleccionadas en un libro litúrgico llamado antifonario.


 

 


 

MONICIÓN:


 

 


 

Viene del latin “monere” que significa exhortar, advertir.


 

 


 

En la liturgia. Se llama monición a las palabras que se dirigen no a Dios, sino a la comunidad a modo de explicaciones o invitaciones.


 

 


 

Hay moniciones de tipo indicativo que señalan las posturas o dan normas para organizar una procesión.


 

 


 

Hay otros explicativos como cuando antes de la lectura, se explica para que se entienda mejor y hay exhortativos; invitando a hacer algo ya sean un canto o una oración desde una actitud determinada.


 

 


 

Este es un ministerio litúrgico muy antiguo, que normalmente asumía el diácono ya que actuaba de intermediario entre el presidente y la comunidad. Hasta ahora en nuestro tiempo a partir de 1958 ha tomado forma,  ha aparecido la figura del monitor. El misal en su instrucción general lo define como el comentarista, que es quien hace las explicaciones y da avisos a los fieles para introducirlos en la celebración y disponerlos a que la entiendan mejor.


 

 


 

Algunas moniciones son propias del presidente como la de entrada y la invitación a los diversos momentos de oración etc.


 

 


 

Otras moniciones las suele hacer el diácono cuando está presente como las organizativas, las intenciones de la oración de los fieles, la invitación a darse la paz y el podéis ir en paz. En ausencia del diácono estas moniciones las hace el presidente.


 

 


 

Cabe notar que el monitor o comentarista no actúa desde el ambón, si no desde otro micrófono lateral o un lugar diferente ya que el ambón se reserva para la palabra de Dios según la dice la IGMR en su número 68.


 

 


 

Las moniciones dentro de la celebración deberían tener las cualidades que pide el concilio, breves y solo en los momentos más oportunos.


 

 


 

Para las lecturas las moniciones deben ser breves, apropiadas, sencillas, fieles al texto preparadas minuciosamente.


 

 


 

CANTO DE ENTRADA


 

 


 

El canto es uno de los elementos más importantes de la celebración litúrgica. El canto expresa y realiza nuestras actitudes interiores, crea un clima más solemne y festivo en la oración.


 

 


 

Dijo San Agustín que quien ama canta. El canto en la liturgia tiene una función ministerial, no es un concierto sino que ayuda a la comunidad para que entremos en sintonía con el misterio que celebra. La San Eucaristía.


 

 


 

SEÑAL DE LA CRUZ


 

 


 

Los cristianos hacemos con frecuencia la señal de la cruz sobre nuestras personas.


 

 


 

Al principio era costumbre hacerla solo en la frente, luego se entendió la que hoy conocemos o bien la triple cruz, en la frente boca y pecho como en el caso de la escucha del Evangelio.


 

 


 

La señal de la cruz es un gesto sencillo pero de mucho significado, ya que es la confesión de nuestra fe. Al hacerla sobre nuestra persona, es como si dijéramos: Estoy bautizado, pertenezco a Cristo, él es mi Salvador.


 

 


 

El primero que hizo la señal de la cruz, fue el mismo cristo que extendió los brazos en la cruz.


 

 


 

En la celebración litúrgica hay muchos momentos en que la señal de la cruz tiene especial sentido.


 

 


 

En la misa la hacemos al inicio y también antes de escuchar el Evangelio y al final de la misa recibiendo la bendición.


 

 


 

En la liturgia de las Horas al comienzo del rezo de cada hora y al inicio de los cantos evangélicos.


 

 


 

En el sacramento de la penitencia el sacerdote traza la señal de la cruz sobre el penitente al decir yo te absuelvo.


 

 


 

En la confirmación el Obispo traza una cruz con el santo crisma en la frente de los confirmandos.


 

 


 

También se traza en las bendiciones sobre cosas y personas.


 

 


 

También en el bautismo cuando el sacerdote y los padrino y padres hacen sobre la frente del niño esta señal de la cruz


 

 


 

RITOS INICIALES


 

 


 

La celebración litúrgica tiene siempre unos ritos de introducción, despedida o conclusión. Durante los primeros siglos la eucaristía comenzaba con gran sencillez:


 

 


 

1.      Reunida la asamblea entraba el Presidente.


 

2.      Se hacía un saludo introductorio para pasar posteriormente a las lecturas.


 

 


 

Más tarde se fueron desarrollando otros elementos como ser la Entrada Solemne.


 

 


 

En la liturgia romana , el rito de entrada está compuesto de la siguiente manera:


 

 


 

1.      Procesión de entrada del Sacerdote y los Ministros, a veces con incienso, cruz procesional y evangeliario.


 

2.      El canto de entrada o antífona durante esta procesión.


 

3.      El beso al altar con eventual incesación.


 

4.      La señal de la cruz, el saludo, la monición inicial si se hace.


 

5.      Acto penitencial


 

6.      Señor ten piedad cuando no lo incluye el acto penitencial.


 

7.      El canto de gloria con los días más solemnes.


 

8.      La oración colecta del día.


 

 


 

Los ritos iniciales tienen como finalidad, preparar a la comunidad para que constituyan una sola familia que se dispongan a oír como conviene la palabra de Dios y a celebrar dignamente la eucaristía.


 

 


 

Hay celebraciones con un rito de entrada significativo como ser:


 

 


 

*El domingo de Ramos, la misma estacional que preside el obispo, la dedicación de una iglesia, la ordenación, la entrada del féretro en las exequias.


 

 


 

SALUDO


 

 


 

A lo largo de la celebración eucarística, hay cuatro momentos en que el Presidente dirige un saludo a la comunidad y ésta le responde y con tu espíritu. Con el saludo, el sacerdote manifiesta a la asamblea reunida la presencia del Señor. El misal ofrece para ello tomadas del lenguaje bíblico como ser: la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del padre y la comunión del espíritu santo esté con vosotros.


 

 


 

El saludo sirve para establecer una comunicación entre el Presidente que actúa en representación de Cristo y la asamblea que desea al Sacerdote que Jesús el Señor esté con él y con su espíritu.


 

 


 

El saludo es significativo en diversas ocasiones como ser: el saludo del Obispo, la paz esté con vosotros en latín “pax vobis”.


 

 


 

#2 En el Sacramento de la penitencia.


 

 


 

#3 En la iniciación cristiana de adulto.


 

 


 

#4.En la visita de adulto.


 

 


 

ACTO PENITENCIAL


 

 


 

Se llama acto penitencial a una breve oración que se dice en el rito de entrada de la misma después del saludo, que comienza con confesión general de la asamblea y termina con la conclusión del sacerdote.


 

 


 

El misal la presenta con tres modelos.


 

 


 

1.      El confitear o yo confieso.


 

2.      El Señor ten misericordia de nosotros porque hemos pecado contra ti.


 

3.      Es una serie de aclamaciones a Cristo con la respuesta: Señor ten piedad, incorporando este ultimo al acto penitencial.


 

 


 

La dinámica a seguir es:


 

 


 

1.      Invitación por parte del Presidente a una actitud y confianza.


 

2.      Momento de silencio general.


 

3.      Se realiza la oración en una de las tres formas descritas anteriormente, y


 

4.      Todo termina con lo que se llama oración de Conclusión que es una absolución en forma de petición.


 

 


 

El acto penitencial no es absolutamente necesario, se puede suprimir cuando en el rito de entrada hay otros elementos, como ser:


 

 


 

1.      Una procesión especial como el domingo de ramos.


 

2.      La aspersión dominical.


 

3.      El miércoles de ceniza


 

4.      El viernes santo


 

5.      Bautismos y matrimonio.


 

 


 

KYRIE


 

 


 

Viene de la palabra griega “kyrios” que significa señor y se aplica sobre todo a Cristo Jesús.


 

 


 

En nuestra liturgia es el nombre con que se designan las invocaciones del rito de entrada de la misa kyrie eleison. Christe eleison que en español significa señor ten piedad.


 

 


 

Estas invocaciones estaban al principio relacionados con la oración de los files, ya que se respondía, señor ten piedad. Se le atribuye al Papa Gelasio el cambio del Kyrie al rito inicial de la misa.


 

 


 

El Kyrie no es tanto penitencial sino de aclamación a Cristo como Señor y Mesías, siendo un canto con el que los fieles aclaman al Señor y piden su misericordia.


 

 


 

GLORIA


 

 


 

Del latín “gloria” en griego “doxa”. Esta exclamación da inicio al himno llamado gloria que se recita o canta después del Kyrie.


 

 


 

Este himno es muy antiguo y venerable y con él la iglesia congregada en el espíritu santo, glorifica a Dios y al Cordero y le presenta sus súplicas. Se le llama también himno angélico porque los ángeles lo cantan la noche del nacimiento de Jesús.


 

 


 

El gloria está colocado normalmente en los ritos de entrada, se canta o reza en las solemnidades en las fiestas y los domingos, excepto en los domingos de Cuaresma y Adviento antes de la oración colecta.


 

 


 

En la vigilia pascual, el Gloria se encuentra en medio de la liturgia de la palabra precisamente para subrayar el paso de las lecturas del Antiguo Testamento a las del Nuevo Testamento y además con acompañamiento de campanas, música y flores. También es solemne su canto y en la misma vespertina del Jueves Santo y en la misa de la Navidad.


 

 


 

También existe un gloria menor que es el que se reza después de cada misterio del Santo Rosario y también después de cada Salmo en la liturgia de las horas.


 

 


 

ORACIÓN  COLECTA


 

 


 

Proviene del latín “collecta, colligere” que significa reunir, recoger.


 

 


 

Se llama colecta a la primera oración con la que termina el rito de entrada.


 

 


 

Tiene tres partes:


 

 


 

1.      La invitación del Presidente con la motivación: OREMOS


 

2.      El silencio por parte de la asamblea para poder orar.


 

3.      La oración motivación dicha que recoge las intenciones de los fieles dirigidas al Padre, por el Hijo en el Espíritu Santo.


 

 


 

Las oraciones colectas de nuestro misal, son fieles al estilo de la liturgia romana, con una motivación a Dios, muchas veces enriquecida con una motivación o alusión al tiempo litúrgico o la fiesta celebrada para proseguir con una súplica y concluir apelando a la mediación de Cristo.

         

El contenido de esta pagina web sera actualizada y completada  cada semana